Aunque saben que a estas alturas es prácticamente imposible, a la mayoría de los internautas les gustaría ser anónimos en la Web, según se desprende de los resultados de un estudio elaborado por la Universidad de Carnegie Mellon, en la ciudad estadounidense de Pittsburgh, y la institución especializada Pew Research Center.

Los investigadores destacan que está aumentando la preocupación de los ciudadanos en este aspecto, en especial, en lo que denominan “ecosistema de vigilancia”. Así, no solo se esfuerzan en evitar que les espíen los gobiernos, sino también las empresas, los piratas informáticos y hasta sus amigos y familiares. Por eso, el 86% de los usuarios aplica medidas como encriptar su correo electrónico, limpiar cookies, etc.

Uno de cada cinco participantes en esta encuesta ha sido víctima de intrusos que se han inmiscuido en sus emails, perfiles de redes sociales, etc. El ciberacoso alcanza ya al 12% de los internautas y la sustracción de información personal, al 11%. Un 4% incluso admite que se ha visto sometido a un riesgo físico por culpa de algún incidente que había comenzado en el entorno virtual.